Noticias, Opinión

El Socialismo Auténtico de Buenos Aires debe ser protagonista en 2017.

Lunes 16 de enero de 2017

 
El Socialismo Auténtico de Buenos Aires debe ser protagonista en 2017.
 
111024
Desde el PRO dicen: “Tenemos una campaña permanente que es la gestión” es  decir están en campaña permanente. A esto se suma esta información periodística: “PRO arranca la campaña con Macri y Vidal como emblemas nacionales”. Si ellos, el PRO, que tienen “dinero infinito”, son el Poder Económico y cuentan con el manejo del Estado, largan la campaña; el PSA de la provincia de Buenos Aires no puede esperar.
 
El PRO (que ha transformado en simples abrojos a sus acompañantes de ruta), no ha mostrado una sola idea original. No se le  ha caído una sola propuesta nueva.
 
No son, en sentido estricto, un gobierno “neoliberal”. Más bien “paleodesarrollista”. Expresión del pasado en este presente angustioso para millones de compatriotas.
 
Sus propuestas parecen reducirse a crear un buen clima de negocios para los amigos y extraer de los “bienes comunes de la Argentina” todo lo que se pueda. Sea en la llanura, en la cordillera, en el subsuelo, en el mar o en las zonas urbanas.
 
“Extractivismo paleodesarrollista” ajeno a las promesas de campaña.
 
Pobreza 0, se transformó en incremento de la pobreza, combatir el narcotráfico, en la nada misma (dado que no se conoce un solo caso de desmantelamiento de un cártel o cartel-ito de la droga) y los argentinos seguimos tan divididos como siempre; dada la guerra de baja intensidad que vivimos, fruto de la polarización insostenible de la riqueza y la injusticia social llevada al extremo. Los paliativos en manos de Carolina Stanley no alcanzan para disimular el nivel de pobreza e injusticia que genera este “régimen”.
 
Solo quedan en el aire los globos. Vaca muerta, las inversiones que no llegan y un blanqueo megacorrupto. Las áreas de la economía que prometen mejorar el 2017 (campo, construcción, industria automotriz, etc.) en nada cambiarán la situación estructural de un país dependiente y semicolonial. Estratégicamente mal-desarrollada, la  Argentina sigue siendo una fuente proveedora de bienes primarios, que crea riqueza para unos pocos y empobrecimiento para la mayoría.
 
Las medidas redistributivas vendrán en cuenta-gotas en año electoral y tocarán a su fin ni bien se sientan seguros en el poder.
 
Si ahora, en el inicio del año electoral,  aumentan en forma descomedida  los combustibles, las tarifas de agua, electricidad, gas, transporte, patentes, etc. Si ya anuncian que esperan paritarias por debajo del 20% (cuando todos coinciden que la inflación superará ese nivel) Podemos preguntarnos: ¿Que nos espera si ganan las elecciones de 2017? Se debilitará el poder de compra de la población trabajadora y se debilitará el mercado interno, por un lado. Por el otro, se acrecentarán las ganancias de los monopolios y los grupos más concentrados. ¿Redundará esto en nuevas inversiones? En un mercado interno que se achica; nadie invierte en producción de bienes y servicios.  
 
Debemos construir una alternativa de futuro que supere los límites y las desventajas de este régimen.
 
Hacia un frente de emancipación nacional, justicia social, identidad cultural, modernización económica y promoción ambiental.
 
Manifestada la voluntad inquebrantable de ser protagonista en 2017; el PSA de la provincia de Buenos Aires debe explorar la posibilidad  de realizar un Frente Político, Social, Cultural y Ambiental, en el que nos reunamos todas  las fuerzas dispersas que compartimos un ideario parecido. Podemos  construir una alternativa en la que se sientan representados: las  mujeres y los hombres de trabajo, los jóvenes, los profesionales, pequeños y medianos empresarios de la industria, del campo o los servicios, nuestros jubilados, en fin, un sector importante del espacio popular que está reclamando transformaciones profundas en las estructuras dependientes y neocoloniales de Argentina.
 
Ese frente sin sectarismo de ningún tipo (con el solo principio de no tolerar a quienes violenten los Derechos Humanos o menoscaben el erario público), puede transformarse en verdadera opción frente a un Triunviro (Cambiemos, FPV y FR) que representan “más de lo mismo”.
 
Las  diversas corrientes político culturales (peronistas, radicales, socialistas, demócratas progresistas, etc.), los movimientos ecologistas (partido verde, diversas agrupaciones diseminadas por todo el territorio en defensa del ambiente), agrupaciones municipales (de varios distritos), sectores sindicalizados como expresión de la clase trabajadora, movimientos sociales, barriales, estudiantiles, sectores independientes; podrán congregarse en un gran frente que pueda  expresarlos a todos.
 
El problema de las  candidaturas se resuelve en las PASO,  garantizando la más amplia participación en todos los niveles y reconociendo democráticamente a los ganadores, que en última instancia serán los representantes de todos.
 
Dicho lo anterior le queda al PSA de la provincia de Buenos Aires realizar el conjunto de tareas (internas y externas) que lo ubiquen en situación competitiva de cara a las elecciones legislativas de 2017.
  
Para cerrar dejo (para el debate interno y con otras fuerzas)
 
33 puntos para un programa alternativo
 
1.- Reformar la Constitución Nacional para crear el Centro Nacional de Planificación Estratégica y perfeccionar los mecanismos de Democracia Participativa,
 
2.- Un poderoso shock redistributivo para erradicar la indigencia y la pobreza de ingresos,
 
3.- Promover la seguridad, actuando conjuntamente sobre las bases materiales y culturales que alientan la actividad  delictiva,
 
4.- Defender de manera irrestricta el ambiente. Defensa del Hábitat. Vivienda y barrios dignos. Plan integral con generación de cientos de miles de puestos de trabajo. Aire, agua potable, abrigo, arboleda,  cloacas, electricidad, gas, etc.; accesible para toda la población.
 
5.- Defensa de todas las minorías. Rescatamos del art. 75: “Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos”. También las minorías religiosas, étnicas, de raza, culturales, de género, de inmigrantes, etc. En todos los casos la realidad nos impone una mayor protección sobre los niños, los adolescentes y las mujeres.
 
6.- Salud. Sistema Universal de Salud Pública. Tránsito hacia la educación, promoción y prevención de la salud. Educar para lograr una sana nutrición, hábitos de higiene personal y pública, rutinas adecuadas en el plano laboral, valor del descanso y la recreación. Plan Nacional de Soberanía Alimentaria. Medicamentos Gratuitos en los Hospitales.  Fortalecer el sistema de emergencias.
 
7.- Educación. Encaminarse hacia “La Argentina de la Información, el conocimiento y la creatividad”. Vincular educación, trabajo y creatividad. “Reforma educativa de cara al país real”, sus necesidades, sus riquezas, la instrucción para el uso de las modernas tecnologías, defensa de los valores humanistas y el ambiente. Restituir la autoridad del Estado, del sistema educativo, sus directivos, profesores y maestros. Tomar en cuenta la heterogeneidad barrial, la diversidad cultural y la  complejidad familiar a la hora de abordar el proceso educativo. Deberemos multiplicar la atención, voluntad, recursos y capacidades en el sistema si queremos ser una sociedad integrada y más igualitaria.
 
8.- Por la “Comunidad Educativa, Científica y Tecnológica Latinoamericana”.
 
9.- Energía. Marchar al autoabastecimiento modificando la matriz energética en favor de las energías limpias. Para que el subsuelo y el petróleo sean argentinos, y poder bajar el costo de la energía: Nueva Ley nacional de Hidrocarburos y de minería. Recuperación del carácter público de todos los yacimientos y minerales. Revisión de los contratos con privatizadas sobre la materia. Bases de una nueva Empresa Nacional de Energía con visión estratégica.
 
10.- Economía.  Sinergia entre los tres grandes campos de la economía moderna: el estatal, el capitalista y el colaborativo. Sabiendo que este último es el que cuenta con mayores perspectivas de desarrollo, dado que es el que mejor se adapta a las nuevas tecnologías de la información.
 
11.- Política Financiera. Cambiar la Ley de Entidades Financieras heredada de la Dictadura y mantenida durante estos 33 años de Democracia. Las finanzas al servicio del trabajo y la producción. Servicio público. Promover las “Cajas cooperativas de ahorro y crédito” y la “Banca Cooperativa”.
 
12.- Cooperación. Democratizar la economía. Fortalecer la economía cooperativa, colaborativa, social, popular o solidaria. Una nueva cultura económica sostenida en las tecnologías de la información en capacidad de brindar de manera más eficiente bienes y servicios. La idea es que alcance el 33% del PBI.
 
13.- Reforma industrial. Una industria competitiva en el marco de una economía eficiente. Desarrollo de las grandes industrias del transporte: la naval, ferroviaria y aeronáutica; de las comunicaciones: defensa de Arsat y la tecnología que nos permitió construir satélites nacionales; de la energía: haciendo eje en las industrias vinculadas a la producción de energías limpias. Mayor protagonismo por parte del INTI.  Promoción del Mercado Interno. Implementación de un PLAN INDUSTRIAL, DE CORTO, MEDIANO Y LARGO PLAZO (4, 8 Y MÁS AÑOS) para la creación de fuentes de trabajo, en pos un país para el Siglo XXI y de la movilización de todos los sectores (universidades, gremios, asociaciones de desocupados, etc.), para terminar con el flagelo de la desocupación en un país donde todo está por hacerse. Compre argentino y limitación de las importaciones; políticas de fomento integrales (Económicas, financieras, aduaneras, impositivas, políticas y sociales) para promover el desarrollo de las economías regionales.
 
14.- Reformas en el terreno Agrario. Para la ocupación, la producción y la rehabilitación de nuestras tierras. Las tierras argentinas no se deben subordinar a las necesidades de los países poderosos y las multinacionales. Evitar la extranjerización y concentración de tierras. Promoción de la chacra mixta. INTA.
 
15.- Minería al servicio del desarrollo industrial y tecnológico del país. Ejemplo: el litio. Prohibición de la minería a cielo abierto.
 
16.- Pesca. Acceso a este recurso para mejorar la alimentación de los argentinos, para evitar su depredación, para su industrialización con destino al mercado interno y externo, para generar trabajo, incentivar la industria naval; y, para incrementar la presencia soberana en el Mar Atlántico y Antártico.
 
17. Nueva Ley de inversiones extranjeras. Clara distinción entre las inversiones virtuosas, las neutras y las dañinas.
 
18.- Modernización en la prestación de los servicios. Servicio de abastecimiento de agua; electricidad, gas, salud, educación, seguridad, defensa, transporte público y privado, radiodifusión, comunicaciones, judicial, ambiental, tratamiento de residuos,  bancario, vivienda.
 
19.- Obras de infraestructura que integren al país: hidrovías, tren para todos, rutas, aeropuertos, puertos. En principio respaldo al plan Belgrano.
 
20.- Justicia fiscal. Reforma Impositiva: “hay impuestos malos, hay impuestos absurdos, pero no hay sino un impuesto perverso: aquel que se paga por consumir lo necesario, el impuesto sobre la vida”. Juan B. Justo.
IVA. Reducir progresivamente hasta hacer desaparecer el IVA. Eliminar el impuesto al salario.
REFORMA FISCAL, que promoverá fuertes impuestos a la riqueza, las rentas, los ingresos (Directos). Actitud activa sobre las áreas oligopólicas, monopólicas o dominantes. Política contra la evasión, la elusión y el contrabando.
Que más paguen los que más tienen.
Ingresos: Financiar los gastos del Estado con el impuesto a la riqueza, las rentas y a los ingresos. 
Gastos: el Estado debería cumplir sus funciones con 1/3 del PBI. A ese objetivo habría que marchar paulatinamente. Acelerando el crecimiento económico sin agrandar el Estado.

Superávit fiscal y en la balanza comercial. Fuente de soberanía y desarrollo.
 
21.- Comercio Exterior. Acrecentar el papel del Estado y las cooperativas. Potenciar el intercambio.
 
22.- Comercio Interior. Incrementar el rol de las cooperativas. Mayor control y protagonismo por parte del Estado en la cadena que va entre el productor y el consumidor. Limitar la posición dominante de las grandes cadenas de Supermercados.
 
23.- Política Monetaria. Responsabilidad. No atarse las manos, pero tampoco pensar en el milagro de la emisión como fuente de riqueza. Debe estar al servicio de la estabilidad de precios, fomentando la nueva riqueza a través de la producción.
 
24.- Política cambiaria.  Mantener permanentemente un tipo de cambio elevado. Para  esto el BCRA deberá adquirir dólares. Estos deberían provenir mayoritariamente del superávit fiscal para que no resulten inflacionarios. La acumulación de dólares en el central debe servir para realizar los grandes saltos de modernización que necesita el país en energía, transporte, comunicaciones, infraestructura, etc. De esta manera estaremos financiando los saltos de modernización con ahorros genuinos y no con deudas impagables. 
 
25.- Deuda pública. El Estado argentino debe dejar de ser un Estado deudor para pasar a ser un Estado acreedor.
Como deudor: Revisión integral de la  deuda pública a través de una gran auditoría democrática. La deuda legal hay que refinanciarla con tasas de interés a la baja. Nunca más de 1 punto sobre la tasa más alta de Londres o Nueva York. Nunca más prórroga de jurisdicción. Estar dispuestos a entrar en cesación de pagos si no existen prestamistas. Destinar cantidades de dinero en pequeña escala que alcancen a disminuir paulatinamente el monto total.
Como acreedor: Debe ser proveedor de crédito. Preferiblemente a nivel nacional, sin exceptuar hacerlo a nivel regional si el crédito resulta beneficioso para el trabajo y la producción local.
 
26.- Reforma del Estado. Replantear las facultades en los tres niveles y su papel en las diversas regiones.
(La ética pública es el compromiso primario de todo funcionario estatal. La ejemplaridad de los funcionarios públicos es la primer condición para el progreso social. Es no robar. Pero mucho más es el esfuerzo permanente por ser mejor cada día. Trabajar, estudiar y servir al pueblo de mejor manera cada día. Colaborar en todo momento por el bienestar general y el imperio de la justicia. Ayudar a terminar con la impunidad, que crea la condición objetiva para el ladrón)
 
27.- JGP. “Reforma Geopolítica para descongestionar la megalópolis porteña (desde La Plata hasta Rosario) y aumentar la población en zonas de baja densidad demográfica que permitan mejorar la calidad de vida de más de 4 millones de personas”. Política poblacional para un país desértico. Hacia los 100 millones de habitantes. 
 
28.- Aprobar la postergada ley de coparticipación, tendiendo a un mayor  equilibrio regional y un mejor federalismo.
 
29.- Reducción de la Jornada Laboral. Puede ser la reducción de la semana laboral a 3 ½ días. Esto lo plantea Carlos Slim. Mejora la calidad de vida del pueblo trabajador y su familia. Libera tiempo para las ocupaciones útiles familiares y sociales. Ahorra un viaje semanal al trabajador y al sistema de transporte. (También puede ser la reducción a 6 horas)
 
30.- Respetar el 82% móvil.
 
31.- Exaltar nuestra identidad cultural.
 
32.- Alcanzar una inserción inteligente de la Argentina en América Latina, el continente y el mundo.
 
33.- Fortalecer la Unidad Latinoamericana. Avanzar con las iniciativas que van en esta dirección: Mercosur, Unasur, Banco del Sur, etc. Y fundar otras nuevas para que la amistad entre sus pueblos, la cooperación económica y la integración en ciencia-tecnología e infraestructura; tornen al espacio latinoamericano en un ambiente sano y sustentable, de paz y progreso, moderna y justo. Una luz de esperanza para todos los hombres y mujeres de buena voluntad que quieran habitar este suelo. Respetuoso y admirador de la humanidad toda, al mismo tiempo que orgulloso de su propia identidad y consciente de sus potencialidades.
Ninguna convergencia histórica parece más natural que una federación de los pueblos de la América latina. Disgregados hace un siglo por la incomunicación y el feudalismo, pueden ya plantear de nuevo el problema de su futura unidad nacional, extendida desde el río Bravo hasta el estrecho de Magallanes. Esa posibilidad histórica merece convertirse en ideal común, pues son comunes a todos sus pueblos las esperanzas de progreso y los peligros de vasallaje.” José Ingenieros.
Nos vemos.
Mario Mazzitelli.
Secretario General Nacional del PSA