“Leuco, Verbitsky, Carrió y Macri”

Buenos Aires, 7 de agosto de 2017
Leo en TN: “Alfredo Leuco acusó a Horacio Verbitsky de ser el máximo encubridor de la corrupción“. ¿Qué habrá pasado? Se refiere a una nota salida ayer en un matutino en la que Verbitsky involucra a Macri con Odebrecht. No hay un solo delito, ni una sola información sobre algo incorrecto” responde Leuco. Me parece, con todo respeto, que semejante negación “no hay un solo delito,…” le corresponde a un vocero oficial del gobierno y no a un periodista independiente.  
Me llamo la atención que Leuco descalificara al cartero, técnica harto usada en la Argentina. La premisa “el cartero es un encubridor de la corrupción K”, no impone que el contenido de la carta sea falso. No demuestra nada. Hablamos de la carta, no del cartero.
Pucha digo, ¿qué habrá escrito Verbitsky para que Leuco haga semejante afirmación? Entiendo que se refiere a este párrafo: “el Grupo Macrì es socio de Odebrecht en el fondo de inversión Blackwood Group, creado en 1998, cuando el actual jefe de Estado era vicepresidente ejecutivo del holding familiar Sociedades Macrì (Socma)”. Si esto fuera cierto, no sería necesario que en una nota periodística se demuestren los ilícitos. En todo caso justificará una investigación para atribuir o deslindar responsabilidades. Lo que no se puede evitar es sospechar que: si ya se conoce en plenitud el “modus operandi” corrupto de Odebrecht, sus socios estén limpios de haber participado en dicho “modus operandi”.
Según el dictamen de la fiscal general Gabriela Boquín”, “un banco caribeño de Odebrecht ayudó a los Macrì a  manipular las mayorías en perjuicio de los acreedores en el concurso del Correo Argentino, soportando para ello fuertes pérdidas”. Es decir, el banco del grupo Odebrecht con el que estaba asociado Macri, perdió plata en el concurso arrastrando al resto de los acreedores. Sencillo, lo que el banco perdía por un lado lo recuperaba en la sociedad con Macri. Así los únicos perdedores en el concurso del Correo eran el resto de los acreedores. Esta es una maniobra corrupta. Y es muy verosímil. Quedará para la justicia llegar a la verdad, pero es muy verosímil para quienes conocemos algunos antecedentes de los Macri. Y la sospecha queda fundada.
Seguramente Elisa Carrió (que se erigió a si misma como fiscal de la República y la honestidad) tenga algo para decir. Por ahora no vi nada. Tengo la fuerte impresión que Carrió no mide a todos con la misma vara. Es más, respecto del gobierno, me parece que ni vara tiene.
Claramente el problema que se empieza a ventilar muestra que “no se puede apagar el fuego con nafta”. Error en el que incurren muchos moralistas que, como bomberos, incendiarían la Ciudad peor que Nerón.
Finalmente el involucrado Macri. Pasaron más de 30 horas desde que se imprimió Página 12 de ayer. Si siguen pasando las horas sin que el Presidente de la Nación Argentina aclare el panorama, tendremos que recurrir la viejo dicho “el que calla, otorga”.
La corrupción es una mancha que corre a los argentinos por dónde vamos. Si esa era la preocupación de “ayer”, es la preocupación de “hoy”. Ojalá el gobierno no se mantenga en silencio de radio.
Mario Mazzitelli
Pre Candidato a Legislador CABA
Secretario General Nacional del Partido Socialista Auténtico.